Caldo fácil y colador: 2 en 1

Caldo fácil y colador: 2 en 1

Hay muchas bolsitas reutilizables para la cocina, pero mis favoritas, las que uso y llevo a todos lados son estas: 100% algodón en estos tamaños. Una la tengo siempre en el congelador y ahí voy metiendo algunos “desperdicios”: la hoja del apio, la cáscara de la cebolla, el coquito de la zanahoria, el tallo del perejil… esas cosas que se van normalmente a la basura, pero son en realidad comida. Cuando la bolsa está llena, la meto en agua (sí, con todo y bolsa, por eso de algodón) en una olla, hiervo un rato y ¡listo! Casi sin esfuerzo tengo un caldo buenísimo para usar de base en todas mis sopas o tomar así solito aderezando un poco. Las utilizo también para colar las leches vegetales que hago en casa o algunas veces cuando me hago jugos de verduras. Y, si me falta algo mejor, también para almacenar las verduras en el refri. Son geniales, baratas, multiusos, se enjuagan y vuelven a usarse y tienen muchas ventajas para la cocina sana.